El Blog de María Durán

El Photon Dome

El Photon Dome

Tratando de buscar resultados aún más rápidos y espectaculares los investigadores japoneses desarrollaron una cámara que reúne los beneficios de la sauna, sin llegar a las altas temperaturas soportadas por el cuerpo humano dentro de la misma, y la emisión de rayos bioinfrarrojos. Y hay que decir que si los beneficios del simple contacto son ya evidentes, aunque no inmediatos, y si la fibra de cerámica es capaz de emitir más energía infrarroja a medida que aumenta su temperatura la mezcla en un solo instrumento de los beneficios del calor y la emisión de bioinfrarrojos resulta extraordinariamente importante en el capítulo de la prevención así como en el de la atención de determinadas patologías a la hora de obtener una mejor calidad de vida. El Photon Dome es, pues una sauna muy especial.

Los efectos benéficos de los baños de “sauna o vapor” para desintoxicar el organismo se conocen desde hace mucho tiempo. El calor aumenta la temperatura de la piel y estimula la producción de sudor. Los vasos sanguíneos se dilatan, mejora la circulación, la resistencia de los vasos sanguíneos periféricos disminuye (la presión arterial puede también disminuir) y los latidos del corazón aumentan para mantener la presión en el límite normal. El doctor Allan Lieberman, director médico del Centro de Medicina del Medio Ambiente y Enfermedad Ocupacional de Charleston en Carolina del Norte (EEUU), afirma:

La sauna desintoxica el Cuerpo abriendo los poros y permitiendo así la limpieza -por medio del sudor- de hasta un 30% de las toxinas acumuladas lo que puede derivar en una mejoría de la claridad mental, estabilidad emocional y sensación de bienestar.

Sin embargo, uno de sus mayores inconvenientes es la necesidad de soportar temperaturas muy por encima de lo habitual, ¿Y qué organismo soporta habitualmente 70° C? De hecho, los pacientes con patologías cardíacas tienen por eso expresamente prohibidos estos baños de calor.

Pues bien, una vez más la tecnología proporciona la solución: el calor seco inducido por los rayos infrarrojos largos de Photon Dome provoca una gran eliminación de toxinas a menor temperatura que la de una sauna convencional.

La profunda transpiración (de 500 a 1.000 cc.) que se consigue con ella a una temperatura media entre 40° y 60° elimina gran cantidad de impurezas incrustadas en los tejidos dérmicos y subdérmicos. Su utilización permite pues acelerar los beneficiosos efectos sobre nuestra salud reseñados anteriormente sobre todo si su uso va acompañado de la ingesta posterior de agua de calidad la adecuada reposición de minerales y un descanso reparador.

Ahora bien, la Photon Dome está contraindicada en algunas patologías graves o avanzadas como procesos febriles, infartos recientes, accidentes cerebrales vasculares, insuficiencia renal aguda, embarazo… Y por eso, como cualquier otro elemento que tenga incidencia sobre nuestra salud, el proceso debe estar sometido al control de profesionales que supervisen los datos fisiológicos fundamentales como la presión arterial, el ritmo cardíaco. El peso y la temperatura corporal antes y después de su uso.

En suma, la fibra de cerámica bioinfrarroja combinada con el calor de esta cápsula sitúa a la clase médica ante un dilema que cambiará muchas mentalidades. Porque si hasta ahora el modelo de salud comenzaba en los procesos bioquímicos (moleculares, atómicos. genéticos) que inciden en los procesos funcionales y éstos, a su vez, en el estado de los órganos, la investigación científica está situando en el inicio de la cadena a los procesos bioenergéticos capaces de producir alteraciones en los bioquímicos, Qué duda cabe de que se trata de una puerta difícil de franquear pero hacerlo dará a la Medicina una dimensión absolutamente diferente al crear en torno a la Bioenergética un cuerpo doctrinal en el que los médicos convencionales y los tradicionales puedan sentirse cómodos y convivir por fin. Unos por las indiscutibles evidencias científicas aportadas sobre las energías invisibles, los otros porque verán reconocida la sabiduría ancestral que tras hermosas palabras escondía una única realidad, válida para las dos formas de pensar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *