Noticias de Sin categoría

Los clúster o supermoléculas

Los clúster o supermoléculas

El secreto está s en entender la importancia que tiene el agua en nuestras vidas.

En la vida microscópica, cuando el agua está limpia, fluye libremente crece la vida; cuando se estanca y se acumulan los residuos contaminantes llega inevitablemente la muerte. Y lo mismo ocurre con nuestra “agua interior“. De ahí la importancia de que nuestras células estén rodeadas de agua pura. El agua madre de donde las células obtienen sus componentes nutricionales en forma ionizada.

Sin embargo, las moléculas de agua, por su peculiar constitución atómica, pueden convertirse en imanes capaces de adherir las moléculas de los productos contaminantes que continuamente nos asaltan. Las partes positivas de la molécula atraen a las negativas de otra molécula y viceversa, con lo cual se forman “racimos” de moléculas de agua denominados “clúster“.

Pues bien, con la presencia constante en nuestros organismos de gases metales y otros componentes tóxicos –presentes cada vez más en nuestra vida diaria- sus moléculas terminan agregándose a estos racimos dificultando finalmente nuestras funciones metabólicas:

Por un lado, los componentes transportados por el agua quedan bloqueados en el “cluster” lo cual dificulta la alimentación y eliminación de desechos celulares.

Por otro, los “cluster” son macromoléculas que no pueden traspasar la membrana celular de manera fluida por lo que los iones o cargas eléctricas tampoco pueden intercambiarse alterándose la función bioeléctrica celular. Y la formación de un “cluster” origina un aumento del volumen y una disminución de la densidad lo que provoca una menor adhesión de líquido intersticial (el agua madre) a la membrana plasmática v, consecuentemente, una disminución en el trasvase del Ca++ (calcio) al interior celular.

Una de las maneras más sencillas de romper los racimos es hacerlos girar para conseguir su desunión, siendo un buen método aplicarles a nivel atómico un determinado impulso energético.

En la molécula de agua sabemos que continuamente se producen unos complejos movimientos de rotación y vibración en varios planos. responsables de sus características fisicoquímicas. Y que para que se produzcan esos movimientos es preciso captar una energía muy precisa. Pues bien, según la denominada Ecuación de Planck esa energía sólo puede ser suministrada por el efecto de una radiación de entre 4 y 14 micras, ¡Precisamente la longitud de onda del bioinfrarrojo que emite la fibra de cerámica!

En suma, el agua de nuestro organismo, bajo la sacudida de esa energía. Va disgregándose en racimos moleculares más pequeños aumentando así su fluidez y mejorando sustancialmente los intercambios extracelulares. Y al mismo tiempo se produce una activación celular que fortalece el sistema microcirculatorio, fundamental para un adecuado equilibrio metabólico. Los nutrientes ingeridos que nos proporcionan la energía y sostienen nuestras vidas son así absorbidos con mayor facilidad ya que el transporte de nutrientes en el cuerpo depende de la correcta circulación de la sangre. Cuando el sistema circulatorio mejora bajo la influencia de rayos bioinfrairojos, los efectos resultantes a nivel microscópico y de los que hablamos anteriormente se transforman en beneficios visibles en nuestra salud.

Ver más

El rayo de la vida

El rayo de la vida

Energías invisibles modificando nuestro estado de salud

Claro que, en realidad, el principio físico no difiere tanto del que hay detrás de la aplicación de la onda corta, los ultrasonidos o la hipertermia tradicional. La gran diferencia es que el bioinfrarrojo es considerado “el rayo dela vida”. Así lo explica el doctor Carlos Nogueira, asesor médico de la empresa japonesa que comercializa en España el Photon Platino, recordando la tradición oriental:

En el mismo momento en que el espermatozoide y el óvulo se encuentran salta una chispa, hay un desprendimiento energético que coincide con el de cada una de las divisiones de la célula en la mitosis (entre 0,2 y 0,09 electrón-voltios), cuya longitud de onda es similar a la de los rayos bioinfrarrojos y a la emitida por la fibra de cerámica infrarroja. Se trata pues de una longitud de onda que se encuentra en la memoria celular del ser humano, nuestro particular rayo de la vida

De hecho el cuerpo humano irradia una energía infrarroja entre 3 y 50 micras en sus procesos metabólicos la mayoría de ellos en torno a 9,4 micras Y la bioinfrarroja está entre las 4 y las 14 micras de longitud de onda. Es pues esa conexión la que explica las ventajas que para la salud tiene este tipo de infrarrojos (y no otros).

 

La interacción entre la fibra emisora de energía bioinfrarroja y las células humanas actúa por partida doble: por resonancia celular y por impulso energético. Para entenderlo basta recordar al cantante de ópera cuando emite una determinada nota que es capaz de provocan por una parte, la resonancia de la estructura molecular de determinados cristales y, por otra, generar una sacudida que consigue desunir sus moléculas produciéndose el llamativo efecto de estallido del cristal.

Las células de nuestro cuerpo tienen un diámetro que oscila entre 10 y 20 micras. Y puesto que en física la frecuencia resonante de un objeto es aproximadamente equivalente a su diámetro la frecuencia resonante para las células normales está en la banda de los infrarrojos lejanos: los bioinfrarrojos. Una resonancia que le sirve a la célula, según explica el Dr. Nogueira. “para recuperar la información trasmitida en el origen de la vida a la célula sobre su comportamiento, sobre su vibración correcta, lo que indudablemente puede contribuir en ocasiones a mejorar el metabolismo celular”.

El segundo gran beneficio de la interacción entre las partículas de la fibra emisoras de bioinfrarrojos viene dado por el impulso energético que permite “sacudir” (hacer vibrar) las moléculas de agua en nuestro organismo. Es preciso no olvidar que somos 60 trillones de células formando un organismo compuesto en un 70% por agua y cuya sangre se compone también de un 85% de agua.

El biólogo Roger Coghill, investigador de referencia a nivel internacional sobre los efectos de la electricidad y el magnetismo en todas las formas de vida (Bioelectromagnetismo) y uno de los científicos que ha trabajado en la investigación del Photon Platino, define así el efecto “sacudida“:

Es en la sacudida donde radica el secreto del Fotón Platino porque sus suaves radiaciones pueden hacer vibrar las superficies de las células delicadamente por medio de la resonancia. ¿Y por qué eso es bueno para las células? Para entenderlo debe intentar imaginar por un momento que usted es una célula. Como célula orgánica usted no tiene ya boca, nariz, ojos miembros o sistema digestivo. Todo lo que usted tiene alrededor es una membrana doble. Por ella deben pasar todos los nutrientes que usted necesita… y salir todos los productos de desecho de su metabolismo. Es decir: la misma membrana debe actuar como ojos orejas, nariz y lengua; sus sensores le dirán que está pasando en el mundo externo. Debe permitir entrar oxígeno para que usted pueda respirar y debe poder expeler el anídrido carbónico para que usted no se ahogue.

E el mundo tecnológico actual hemos introducido muchos productos químicos nuevos para los que la célula orgánica no fue preparada por la evolución.  Productos químicos que se descomponen en soluciones que penetran en nuestros cuerpos Algunas de esas nuevas moléculas son polares, es decir: están cargadas de forma diferente en cada extremo así como lo están algunos de nuestros propios aminoácidos Por esa razón semejantes productos químicos pueden pegarse a otras moléculas o al agua de nuestros cuerpos (recuerda que somos aproximadamente un setenta por ciento agua) procediendo a formar moléculas mucho más grande de lo normal. El efecto de esa polución química es que se hace más dificil para las células alojar nutrientes y arrojar desperdicios a través de la membrana celular.

Ver más

Energía vital para todos los seres vivos

Energía vital para todos los seres vivos

Las propiedades de Photon Terapia están en razón directa, entre otras cosas, a dos parámetros básicos.

  1.  Superficie corporal expuesta
  2. Temperatura medioambiental

En base a estos principios se ha creado una cápsula hermética en donde se introduce a la persona excepto la cabeza y donde, a través de un particular método, se calienta el interior de le cápsula hasta una determinada temperatura.

Esto produce un especial efecto térmico que induce este calor hasta el interior orgánico acarreando muchos efectos beneficiosos como son:

Mejora de la circulación sanguínea.

Elimina el cansancio.

Reduce el ácido láctico (reduce su producción y facilita su eliminación).

Alivia los dolores articulares y neuro-musculares.

Mejora la eliminación de toxinas tanto del interior corporal como de la propia piel y sobre todo eI tejido celular subcutáneo (obesidad, celulitis, adiposis, forunculosis, etc.).

Regula las necesidades reales de agua en el organismo.

Relaja y colabora eficazmente en las alteraciones del sueño.

El sol trasmite el calor a través de radiaciones infrarrojas, también conocidas como energía infrarroja. Dentro del espectro solar los rayos infrarrojos [O’8 a 1000 micras de longitud de onda] se dividen en los de onda corta [0’7 – 1 ‘4 micras), ondas medias [1 ‘4 – 3 micras) y ondas largas [3 – 1000 micras].

Dentro de las ondas largas existe una especial radicación denominada el Rayo Bioinfrarrojo o Rayo Vital [4 – 14 micras) que tiene unas determinadas propiedades biológicas

Esto está provocando que un creciente número de investigadores médicos y sanitarios en general, de todo el mundo, se interesen por este característico infrarrojo largo distante o rayo de la vida.

El Photón Platino es un material que trasmite permanentemente rayos infrarrojos largos distantes [4 – 14 micras] semejantes a los del Sol (del cual los recibe) y con sus mismos beneficios (cataliza y trasmite al interior orgánico)

Actúa como si se tratase de micro-pilas fotovoltaicas, esto es, con el mismo principio físico de una placa solar, aunque con diferentes propiedades.

Ver más